La sostenibilidad y el desarrollo desde nuestra ventana

Todas las definiciones de sostenibilidad tienen tres palabras claves en común: transcurso del tiempo, uso de los recursos y equilibrio. Todas se enfocan en que los seres humanos podamos satisfacer nuestras necesidades con el uso adecuado de los recursos naturales, manteniendo un equilibrio que no afecte la existencia de esos recursos a través del tiempo. Muchas veces la demanda de esas necesidades es mayor que la oferta y esto se agrava cuando el recurso que estemos usando es un recurso no renovable.

El desarrollo de la humanidad va avanzado a una velocidad a la que la tierra no está acostumbrada. Una familia tarda mucho menos tiempo en consumir un saco de 100 libras de arroz que lo que esa misma familia tardaría en producir ese arroz. Por esta razón es que se han industrializados muchos procesos de producción agrícola, entre otros procesos de fabricación de bienes. Esta industrialización junto con nuestro comportamiento social y otros factores, no son muy equilibrados ni amigables con el cuidado de nuestro planeta, y de aquí es donde nace la preocupación por forjar un Desarrollo Sostenible para nuestro futuro.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son el resultado presentado en un plan de acción mundial para enfrentar esta preocupación sobre el futuro a mediano y largo plazo. Los 17 ODS que todas las instituciones del mundo estamos promoviendo, son 17 puntos fundamentales para luchar contra la destrucción progresiva de un ambiente adecuado para la vida de todos los seres que habitamos este planeta. Estos 17 puntos influyen directa e indirectamente en todos los aspectos de la vida del ser humano. Es por esto que los logros de cada uno de ellos influirían en otros aspectos de nuestras vidas; y es aquí viene lo interesante: podemos afectar favorable o desfavorablemente el logro de los ODS con nuestras acciones cotidianas.

Si bien es cierto que con un saludo amigable a un vecino estamos aportando a la armonía en el día de esa persona y al incremento de la paz en nuestra sociedad, no menos cierto es que con cuidar nuestra alimentación y la de nuestra familia estamos aportando a lograr el ODS 3 – Salud y Bienestar, ya que estamos reduciendo la posibilidad de usar los recursos del sistema nacional de salud al aportar a la sociedad una familia saludable gracias a una buena alimentación.

Hay otros ODS que son un poco más especializados y enfocados a logros muy generales, como por ejemplo el ODS 15 – Vida de Ecosistemas Terrestres, los cuales podemos identificar dificulta en dar nuestro aporte, pero  lo cierto es que es muy probable que de alguna manera podemos aportar, quizás usando menos plásticos desechables que al final terminan en el mar u otro ecosistema, o bien aportando trabajo voluntario a las organizaciones que se dedican a esta labor de una manera tecnificada.

Reducir el uso de fundas plasticas en nuestras compras, un aporte que podemos hacer

Revisa tú día a día y todas las actividades que haces para que busques las oportunidades de aportar tu granito de arena en esta lucha que nos compete a todos. Luego que identifiques las acciones compártelas con tus amigos y familiares, y con nosotros también para que juntos multipliquemos esas buenas acciones que nos ayudarán a crear un mejor mañana desde hoy.